El uso de CBD en la fibromialgia!

¿Qué es la fibromialgia?

 

La fibromialgia es una afección crónica de causa desconocida que se caracteriza por la presencia de dolor crónico en lo conocido como musculo esquelético y de forma generalizada; con bajo umbral del dolor; también presenta la aparición de hiperalgesia y alodinia, o también entendido como la sensación aumentada del dolor a estímulos leves y la aparición de dolor a estímulos que habitualmente no lo generan.

 

La fibromialgia es más frecuente de lo que uno piensa, según estudios entre el 10%-15% de la población padece de esta enfermedad, y en gran parte son principalmente mujeres pertenecientes al rango de edad entre los 40-49 años. Esta puede aparecer por si sola (fibromialgia primaria) o bien acompañada de alguna otra enfermedad (fibromialgia secundaria).

 

Las causas que originan esta enfermedad no se conocen con certeza, pero se han detectado muchos factores implicados identificables; dentro de estos se conocen algunos como infecciones bacterianas o virales, accidentes automovilísticos o bien por enfermedades que limiten también la calidad de vida del individuo (ej. artritis, reumotoide, entre otras). Aunque estudios han previsto que estos factores no serian los responsables del surgimiento de esta enfermedad. si no que funcionan como activadores de esta.

 

Algunos de los síntomas que causa esta enfermedad son; dolores en el musculo esquelético (principal síntoma de fibromialgia), fatiga y alteraciones del sueño, alteraciones cognitivas (los cambios de animo son muy frecuentes en presencia de esta enfermad) y por último dolores adicionales (cabeza, dientes, estomago).

 

 

CBD, ¡un aliado!

 

Durante el ultimo tiempo, se han hechos estudios con resultados muy favorables del uso del cannabinoides; principalmente por el compuesto CBD por sobre el THC, aunque este ultimo se utiliza solo como potenciador del CBD.

El CBD brinda un efecto antioxidante, ansiolítico y antidepresivo, y su efecto anti inflamatorio es muy útil en esta enfermedad, en la que encontramos múltiples focos inflamatorios en el sistema músculo esquelético. Además, dentro de sus efectos el CBD combate el insomnio.

La dosis nocturna puede ser diferente a las dosis diurnas tanto en cantidad como en proporción CBD, siendo el paciente el que acaba de encontrar la dosis correcta, para inducir el sueño, por ejemplo, o las dosis analgésicas diurnas, en función de la intensidad del dolor y de la correcta tolerancia al tratamiento. Siguiendo siempre los consejos del facultativo, por supuesto. Podemos usar cannabinoides y opiáceos juntos, es una cuestión de dosificación correcta para evitar interacciones.

¡Prefiere soluciones naturales, antes que químicas!

Fuente de apoyo: fundacion-canna.es / inforeuma.com

 

Visita nuestra tienda para ver nuestros productos de CBD

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados